Testimonios Pacientes

Guillermo Navío

Guillermo Navío

Hace aproximadamente tres meses me diagnosticaron un linfedema primario en la pierna derecha, y se me vino el mundo encima. Yo no había ni siquiera escuchado el nombre de esta enfermedad. Aquí os transmito un poco mi experiencia.

Todo empezó cuando hará unos cinco meses, noté que tenía el pie derecho hinchado sin razón alguna. Acudí al médico de familia y me diagnosticó tendinitis, recentándome antiiflamatorios. Como al mes no notaba mejora alguna, acudí de nuevo y me insistió en que era tendinitis. Realmente esta enfermedad es tan desconocida que, hasta a los profesionales, les cuesta diagnosticarla.

Afortunadamente, y como soy una persona activa y practico bastante deporte, acudí a un amigo fisioterapeuta que me dijo que -para él, no era un problema de tendones o muscular y que pensaba era un linfedema- recomendándome que fuese al angíologo. Después de diversas pruebas me diagnosticaron linfedema primario tardío.

Empecé la clásica terapia descongestiva y mi calidad de vida cayó en picado: toda mi pierna llena de vendas, unas encima de otras, y las 24 horas del día. Es el vendaje multicapa y drenaje linfático y, el tratamiento, duraría mínimo seis semanas. Todo esto me limitaba enormemente. No podía llevar mi vida de antes, no podía hacer mi deporte, no podía viajar... era desalentador y pasé momentos muy malos pensando que no podría recuperar mi vida.

Indagando sobre mi enfermedad descubrí una asociación de personas afectadas (AMAL), de la que ahora soy socio y un grupo en Facebook de Ayuda al linfedema (Amigos unidos ante el linfedema y lipedema ), que me ha ayudado un montón, especialmente porque gracias a él descubrí a Curro Millán y el Instituto Fisiomédico en Madrid. Gracias a sus cuidados y en solo tres sesiones me han reducido mi linfedema casi podríamos decir al 100% y mi vendaje se ha reducido al mínimo, he recuperado todas mis actividades, y la ilusión y sobre todo como me dice él -le he perdido el miedo al linfedema-. Ahora sé que, con los conocimientos y las técnicas adecuadas, mantenerlo bajo control es posible y también recuperar la calidad de vida.

Quería agradecer toda su ayuda, compresión y atención a todo el personal del Instituto Fisiomédico y en especial a Curro Millán, una persona totalmente entregada a su trabajo y un muy buen profesional que a mí me ha hecho sentir desde el primer momento como estar entre amigos. Y que, con paciencia, me ha ido enseñando como él dice - a ser mi propio terapeuta en mi linfedema-. Gracias!!!

 

 







Reserva Cita

Dinos cómo podemos ayudarte y te contactaremos cuanto antes.

También puedes escribirnos a info@institutofisiomedico.com o llamarnos al 918 273 682

Reserva tu cita Online: